Mons. Maestu

0
115

Monseñor Luis María Blas Maestu Ojanguren, O.F.M.

Nació en Espronceda, España, el 3 de febrero de 1916. Fue ordenado sacerdote el 07 de junio de 1941.

Es elegido el 11 de marzo de 1971 como Obispo titular de Ammoniace y Vicario Apostólico de San Ramón. El 2 de mayo del mismo año tuvo lugar en la iglesia de los Descalzos de Lima su consagración episcopal.
El 28 de mayo llegó a la ciuidad de San Ramón y el 30 de mayo tomó solemnemente posesión del Vicariato Apostólico de San Ramón con asistencia de las autoridades, instituciones educativas y numeroso público. Fue declarado hijo ilustre de San Ramón.

Inmediatamente se puso a trabajar, continuó y culminó el Palacio Episcopal que fue bendecido e inaugurado el 1 de enero de 1972.

También, inició la construcción del Centro de Pastoral “Paz y Bien” como Seminario, Casa de retiros, Asambleas y Centro de formación. Además, funda y dirige la publicación del Boletín Vicarial “Paz Y Bien”.
Durante sus doce años de fecundo gobierno pastoral, Monseñor Maestu, se entregó íntegramente a su misión sagrada, multiplicándose por todas partes e interesándose sobremanera del adelanto espiritual, material, cultural, educacional, sanitario y promocional de los fieles y pueblos encomendados a su solicitud pastoral. En la entrevista con el corresponsal del diario “El Comercio”, decía: “Considero que lo más útil a estos mis fieles es darles conocimientos para poder promocionarlos en sus trabajos”.

En su primera Carta Pastoral manifestaba los elevados fines que persigue en su misión Pastoral: “Servicio, enseñanza, sacrificio y promoción humana integral y especial dedicación a la juventud”. Afirmaba: “Estoy absolutamente convencido que, entre las urgencias pastorales de la Iglesia Latinoamericana, figura una auténtica pastoral para la juventud”.

Visitaba todos los años en forma detenida los diversos puestos misionales del Vicariato, palpando de cerca sus problemas y necesidades, viendo siempre la forma de solucionarlos. A él se deben las fundaciones de Pichanaki, Mazamari, Cheni, Santa Cruz de Vítoc, Cumaría y otras.

Una de sus preocupaciones máximas fue el fomento y la formación de los sacerdotes enviando todos los años al Seminario de Jaén candidatos para que cursaran sus estudios y más tarde sirvieran en el extenso campo del Vicariato.

En el aspecto material y sanitario se interesó en forma especial en la construcción del Hospital de Oxapampa, donando un terreno al Ministerio de Salud con este fin. En la apartada región de la Selva de Apurímac, creó quince Postas Sanitarias, con sus respectivos edificios y demás servicios para aliviar la situación de desamparo en que se hallaba esa apartada zona.

Se movió activamente en la construcción del Hangar de Satipo para el servicio de las Misiones y con el fin de facilitar los vuelos de la Compañía “Alas de Esperanza” y dar vida a tantos pueblos situados en lo escondido de la Selva, sin cuyo medio no tendrían vida ni comunicación con el exterior.
Presidió del 1 al 5 de octubre del 1973, en San Ramón, la Segunda Asamblea Episcopal Regional de la Selva. Promovió las Asambleas y Reuniones Vicariales y Parroquiales.

En junio de 1975, el Cardenal Juan Landázuri Ricketts, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, visitó San Ramón, Oxapampa, Quillazú, Villa Rica, San Luis de Shuaro, Satipo, Puerto Ocopa y Cutibireni. Repetía emocionado que quiso ver los ríos y valles donde sus hermanos franciscanos sembraron el evangelio con su sudor, sus lágrimas y su sangre. Recordó los más de 70 mártires Franciscanos de la Selva Central.

Desde el día 2 de enero del 1980, el Vicariato Apostólico de San Ramón se encarga a pedido de las autoridades civiles, de atender el distrito de Monobamba y la región de Uchubamba perteneciente al distrito de Masma (Jauja). En 1982 se firma el Acuerdo entre el Arzobispo de Huancayo y el Vicario Apostólico de San Ramón para que la parroquia de Vítoc atienda “in totum”.

El 24 de enero de 1983 fallece en Lima Mons. Luis Maestu, por una embolia cerebral sufrida el 12 del mismo mes en san Ramón. Conforme a las normas jurídicas, quedó al frente el pro-Vicario Fr. Daniel Córdova Guzmán, ofm.