ESER

0
98

Breve reseña de la Historia del Vicariato y de la ESER

El Vicariato Apostólico, al tener un vasto territorio de misión, necesitaba ser atendido por agentes de pastoral, catequistas y animadores. Por esta razón, en 1984, el padre fr. Daniel Córdova Guzmán, ofm, Administrador Apostólico del Vicariato Apostólico de San Ramón, crea la Escuela de Catequesis con el fin de preparar, actualizar doctrinalmente y procurar realizar una pastoral de conjunto y una unidad de criterios en la actividad evangelizadora de nuestras parroquias y comunidades cristianas.El Vicariato Apostólico de San Ramón nace al ser dividido el Vicariato Apostólico de San Francisco del Ucayali en tres jurisdicciones Eclesiásticas: Requena, Pucallpa y San Ramón, por Su Santidad Pío XII, el 2 de marzo de 1956, siendo designado Mons. Buenaventura León de Uriarte como primer Obispo de la nueva entidad que abarca las provincias de Atalaya, Satipo, Oxapampa y Chanchamayo, con una extensión de 76 585 Km² aproximadamente. Le siguieron en la labor pastoral Mons. Luis Maestu, ofm; Mons Julio Ojeda Pascual, Ofm.; y actualmente se encuentra como pastor y Obispo Vicario Apostólico Mons. Gerardo A. Zerdín, ofm.

En el año 1988, por Resolución Ministerial N° 1090-88-ED, se amplia el servicio con valor oficial y se convierte en Escuela Superior de Educación Religiosa (ESER), dirigida a los docentes de los centros educativos de inicial, primaria y secundaria del ámbito, en estrecha coordinación con la Oficina Nacional de Educación Católica (ONDEC) y las instancias administrativas de la Dirección Regional de Educación Junín. Tal Resolución fue renovada posteriormente por las Resoluciones Ministeriales N° 0701-93-ED, N° 444-97-ED, 532-2000-ED, y actualmente por la R.M. Nº 731-2005-ED, con el fin de capacitar, actualizar, especializar y perfeccionar en doctrina y técnicas pedagógicas en Educación Religiosa Católica.

Por tanto, la Escuela ofrece una adecuada preparación a los Agentes de Pastoral, Catequistas, y Animadores para su labor pastoral como miembros de Consejos Pastorales Parroquiales, de Hermandades, Grupos de Renovación Carismática, OFS, JUFRA, CÁRITAS, etc., así mismo a los docentes de inicial, primaria y secundaria que prestan servicio y quieren obtener capacitación, actualización, especialización y perfeccionamiento en el Área de Educación Religiosa Católica. Los estudios, asignaturas, celebraciones litúrgicas, tareas y experiencias pastorales que se proponen a nuestros alumnos en nuestra ESER, brotan de una espiritualidad viva y profunda, que se trata de obtener desde la experiencia de la conversión personal. Ser Profesor de Educación Religiosa o Catequista exige un cambio interior y una ruptura dolorosa con muchos contravalores que seducen al hombre de hoy. Es ver el mundo en que vivimos desde otra perspectiva: desde el corazón de Cristo. No es suficiente enseñar a rezar, esto es consecuencia de una vida nueva. Hoy es importante acompañar a convertirse y es importante hacer que el CREDO sea proclamación de Fe desde la VIDA.

Un Profesor de Educación Religiosa, un Catequista, un Agente de Pastoral, como hombres de confianza de Cristo y de su Iglesia, han de reconocer humildemente que Jesús los llamó, para hacerlo presente entre los hermanos. Para hacer discípulos, es necesario ser discípulo.